Acciones

bolsa

Actualizado Octubre de 2017

Invertir en acciones

Invertir en acciones no es otra cosa que comprar pequeños trozos o participaciones de una empresa. Haciendo esto esperamos que los beneficios futuros de la empresa nos sean devueltos en forma de aumento del precio de cotización de cada acción o en forma de dividendos, que son pagos que las empresas hacen a sus accionistas de parte de sus beneficios. Simplificando podemos decir que la gente se enfrenta a la inversión en acciones de dos maneras:

  • con una intención especulativa, lo que no tiene ningún significado despectivo, pues especular no es más que querer comprar algo a un precio y querer venderlo después más caro. Se trata de una compra de algo “porque está subiendo”, “porque está de moda”, o “porque tiene una tendencia alcista”, pero en general se invierte sin conocer a fondo la empresa cuyas acciones estamos comprando.
  • con una intención de invertir a largo plazo, comprando acciones de empresas que pensamos que van a ganar dinero y que esas ganancias se van a ver reflejadas en el precio de la acción y/o en los dividendos que la empresa va a repartir. Dentro de la inversión a largo plazo podemos diferenciar dos enfoques:
    • la inversión value: consiste en comprar acciones de empresas que consideramos están infravaloradas, acciones que el mercado no valora en su justa medida y que pensamos acabarán valiendo más de lo que paguemos por ella. Una vez que estas acciones lleguen o pasen de un precio más o menos ajustado al que pensamos deberían tener, habría que venderlas y sustituirlas por otras que sean una mejor oportunidad.
    • el buy and hold, o comprar y mantener acciones de empresas en las que confiemos y que consideremos apuestas relativamente seguras para el futuro, con una vocación de mantenerlas durante muchos años o quizá hasta décadas. Esta estrategia suele ir de la mano con la de invertir en empresas que paguen buenos dividendos y mantenidos en el largo plazo.

value

Dividendos

 

Invertir en acciones que paguen buenos dividendos es la mejor opción para las personas que tienen un capital que quieren que les de una renta mensual o anual, pero eso no significa que sea la única o mejor manera de invertir. Cuando una empresa que vale 20 euros reparte un dividendo de un euro, al día siguiente la acción pasa a valer 19 euros, pero a tí no te llega 1 euro sino 81 céntimos, porque Hacienda te retiene directamente un 19 % ( y si tus rentas del ahorro superan los 6000€ un 21% y si superan 50000€ un 23%, porque se paga un poco más de porcentaje si tus rentas de ahorros e inversiones son mayores). Esto sucede porque los dividendos se consideran rentas del ahorro, igual que por ejemplo los intereses que te den tus cuentas o depósitos. Si no necesitas ese dinero es razonable pensar que mejor que ese euro se lo quede la empresa y que se refleje en la cotización de la acción.

La rentabilidad actual media del Ibex 35 en dividendos está alrededor del 4%, algo mayor que la media de rentabilidad por alquiler de una casa en España. Además, tener acciones y cobrar sus dividendos suele dar muchos menos problemas y gastos que tener una casa alquilada.

Hoy en día además de los dividendos un inversor debe fijarse en las otras opciones que los dirigentes de las empresas tienen para repartir riqueza con sus accionistas. Es lo que se llama en inglés shareholder yield o rentabilidad total para el accionista, y además del pago de dividendos se debe considerar:

  • la recompra de acciones: Si una empresa compra acciones de si misma en el mercado y tras tenerlas en su poder las destruye, reduce el número de acciones entre los que se reparte la empresa y por ello hace que cada una valga más. Es lo contrario de las llamadas ampliaciones de capital en las que aumenta el número de acciones, y lo que disminuye es tu participación en la empresa (y en el gráfico de más abajo de Telefónica y Santander vas a ver un buen ejemplo de lo que provocan las repetidas ampliaciones de capital).
  • la reducción de deuda: Si una empresa puede ir reduciendo su endeudamiento consigue reducir el pago de intereses y la parte de los beneficios futuros que serán para los accionistas se incrementa.
shareholder-yield

La rentabilidad total para el accionista (shareholder yield) supera los retornos del mercado y de la inversión centrada en dividendos o recompra de acciones por separado.

Valorar acciones: los ratios

 

Analizar una empresa y sus acciones para otorgarles un valor que nos sirva para saber si debemos comprarlas o no, en función de a como estén cotizando en el mercado o valgan en ese momento, no es fácil. Pero todo inversor debe conocer y entender al menos unos ratios que nos den pistas de como está la empresa o la acción en la que queremos invertir. Los más importantes son:

PERPrice to earnings ratio o ratio precio-beneficios, a nivel de la empresa sería Capitalización bursátil / Beneficio neto, o lo que es lo mismo a nivel de cada acción: Precio por acción / Beneficio por acción.

Es el ratio más sencillo de entender. Se suele encontrar un PER alto (por ejemplo mayor de 18) en empresas que crecen mucho y un PER bajo (menor de 12) en empresas con poco o ningún crecimiento.

Precio/Valor contable: para toda la empresa, Capitalización bursátil / Fondos Propios, y para cada acción: Precio por acción / Valor teórico por acción.

El valor contable es el patrimonio neto de la empresa, el activo de la sociedad menos el pasivo exigible.

P / FCF: Price to free cash flow o ratio precio-flujo de caja libre. Capitación bursátil / Flujos de caja libre = Precio por acción / Flujo de caja libre por acción.

El flujo de caja es una medida más “real” del dinero que está ganando o está entrando en la empresa, mucho menos modificable o alterable que beneficio neto del PER, en el que el beneficio es más bien “contable”.

Valor de empresa / EBITDA (En inglés: Enterprise Value (EV) / Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization) Equivale a la capitalización bursátil de la empresa + su deuda financiera neta / beneficios brutos antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones.

Es el ratio más usado en las operaciones de capital riesgo y tiene la ventaja de incluir la deuda de la empresa en su valoración.

A menudo la mejor manera de aprender algo es verlo y escucharlo, por eso si tienes tiempo te sugiero ver este vídeo del gestor del fondo True Value Alejando Estebaranz en el que repasa estos ratios. Tiene muchos más videos, todos recomendables:

El riesgo de invertir en solo una acción

 

Para un ahorrador e inversor individual invertir en acciones es probablemente la manera más osada de poner su dinero a crecer, porque elegir QUÉ acciones van a ser las buenas, las que más crezcan, las que lo hagan mejor que el mercado (que como ya sabes es lo mismo que decir que la media de todas las acciones), tiene una parte de ciencia y arte, pero tiene también inevitablemente una parte de azar.

Te pondré un ejemplo. Las acciones que más a menudo se encuentran en las carteras de los pequeños ahorradores en España son las acciones del Banco Santander y de Telefónica. Poniendo un plazo redondo de los últimos 10 años, de septiembre del 2006 a septiembre del 2016, ¿qué ha pasado con estas acciones? Pues que la acción de Telefónica vale un 40% menos, más de un tercio menos, que hace 10 años, y la acción de Santander vale un 68% menos que hace 10 años, ¡dos tercios menos! Vale que estas acciones han ido pagando dividendos estos 10 años, pero aún así, la mayor parte de los inversores en estas empresas a lo largo de los últimos 10 años pierden dinero. En marrón te pongo lo que ha ocurrido en estos 10 años con el SP500: que vale un 60% que hace 10 años, y eso tras desplomarse un 40% en 2009.

san-y-tef

Consejos para invertir en acciones

 

En mi opinión la inversión en acciones puede ser una parte de tus ahorros e inversiones pero siempre siguiendo unas reglas que deberían ser aplicadas por novatos y expertos:

– Diversificar: “No pongas todos los huevos en la misma cesta.”

Una de las palabras sagradas en el mundo de la inversión, se debe diversificar geográfica y sectorialmente, es decir, que tus acciones no sean todas del mismo país ni del mismo sector. Y suele ser recomendable diversificar también temporalmente, no meter todo el dinero a la vez. Si en 2006 compraste muchas acciones del Santander y no diversificaste, ya sabes lo que te pasó…

– Mantener liquidez en cartera.

Estar invertido al 100%, no tener dinero en liquidez por si lo necesitamos para cualquier urgencia o por si la bolsa baja aún más y queremos comprar más de esas acciones que tanta confianza nos dan, puede ser peligroso.

– No invertir a cualquier precio.

Con este consejo hay que intentar diferenciar las buenas empresas y las buenas acciones. Una empresa puede ser buenísima, crecer mucho, pero si sus acciones ya están muy caras, es decir, cotizan a unos ratios muy altos, es probable que no acabemos ganando dinero con ellas. En cambio, es posible que si compramos acciones de una empresa normalita a la que el mercado ha dejado caer demasiado, podamos ganar mucho más dinero.

– Invertir en buenas empresas.

Saber que empresa es buena y cual no es uno de las claves de invertir en bolsa. Una de las claves suele ser encontrar empresas que tengan ventajas comparativas, que lo que vendan o hagan no pueda ser vendido o hecho por otra de la noche a la mañana. A continuación puedes ver un checklist para poder encontrar buenas empresas.

Una propuesta de checklist para invertir en acciones:

 

El llamado “stock picking”, elegir que acciones en concreto lo van a hacer mejor que las demás, es algo difícil. Pero los estudios a largo plazo han demostrado que hay una serie de características que incrementan la posibilidad de que invertir en determinadas acciones sea una buena inversión.

Si te animas y atreves a invertir en acciones por tu cuenta, busca acciones con las siguientes cualidades:

1- Invierte en empresas que estén repartiendo dinero a sus accionistas en forma de dividendos, de recompra de acciones, o reduciendo su deuda:

  • Que el llamado shareholder yield, que es la suma de: 1- dividendos repartidos, 2. recompras de acciones de la propia compañía, y 3-reducción de la deuda, sea superior a un 4%.

Para entender este punto te hago un ultramicrorresumen de como funcionan las empresas: El CEO o director de una empresa tiene que decidir como utilizar el capital entre cinco opciones: puede invertir en negocios existentes, adquirir nuevos negocios, repartir dividendos, pagar deudas o recomprar acciones. Para conseguir capital solo tiene tres opciones: modificar los flujos de caja internos, emitir deuda o  crear y vender nuevas acciones de la empresa. Y hay CEOs y empresas que se dedican a tratar bien a sus accionistas, que son los verdaderos dueños de la empresa, y otros que están más preocupados por sus propios beneficios e incentivos personales.

2- Invierte en empresas que consigan altos rendimientos en sus inversiones.

  • Que la rentabilidad sobre el capital invertido (Return on invested capital, ROIC en inglés) sea mayor del 25 por ciento.

3- Invierte en empresas cuyos beneficios sean de calidad: fíjate más en sus flujos de caja que en sus beneficios declarados.

  • Que el cash flow operativo sea igual o mayor que los ingresos declarados.

4- Nunca pagues demasiado por una acción. En general recuerda que cuanto menos pagues, más probable es que ganes.

  • Que el ratio entre el valor de la empresa (Enterprise value, EV en inglés, la suma del valor de la empresa en bolsa y todas sus deudas) y el cash flow libre sea menor de 12 veces.

5- Encuentra acciones a las que el mercado está empezando a prestar atención.

  • Que el momentum o tendencia de la acción la haga estar en el 50% mejor del mercado en los últimos 6 ó 12 meses.

 

Donde y como invertir en acciones: Los mejores brokers

Invertir en acciones a través de los bancos más famosos (Santander, BBVA…) lleva implicado pagar bastante gastos en comisiones de compra y de custodia, las que te cobra el banco o “broker” por guardarte las acciones.

Self Bank

Una de las mejores opciones que existe en España para invertir en acciones es a través del banco Self Bank. La cuenta de bolsa de Self Bank es gratuita y sus comisiones son muy buenas para acciones y ETFs del mercado nacional:

  • 3’95 € por operación (compra o venta) hasta 1500 €,
  • 6’95 € entre 1500 y 6000 €,
  • 8’95 € entre 6000 y 60000 €.
  • No cobra comisión de custodia si dejas que el banco “alquile” tus acciones por encima de 5000 € (tranquilo, las acciones no te las pueden “okupar”) o si haces al menos 3 operaciones al mes en el mismo mercado. Si no pagarías 4’95 € + IVA al mes por cada mercado (y no por cada valor o acción eh).

Sus comisiones por operación son peores por más caras para mercados extranjeros:

  • 14’95 € por operación para mercados europeos y americanos,
  • aunque la de custodia es baja a un 0’10% anual (mínimo 4’95 €) + IVA por mercado al mes, por lo que puede ser una buena opción para tener acciones extranjeras de un mismo mercado depositadas a medio y largo plazo (por ejemplo, si tuvieras 10000 € en acciones de Apple pagarías el mínimo… 12 x 4’95 € + IVA, unos 70 € al año).

Para poder invertir a través de Self Bank tienes que abrirte una cuenta normal con ellos sin ninguna comisión asociada, y después abrirte una cuenta de bolsa. Al abrirte esta cuenta puedes abrir un depósito al 2% durante 3 meses de hasta 15000 €. Hasta el 31-12-17 Self Bank tiene una promoción o “campaña amigos” de regalarte 40 € si haces 5 operaciones de bolsa, si los quieres escríbeme a ahorrainvierte@gmail.com y te digo como que es muy fácil.

ING Direct

Broker clásico español para el pequeño inversor por su facilidad de uso y buenas comisiones. Para abrirte una cuenta broker en ING necesitas tener también una cuenta Naranja (no una cuenta nómina). Hay que decir que ING “subcontrata” a Renta 4 como depositaria de las acciones de sus clientes, pero más allá de saberlo no tiene ninguna otra implicación.

Sus comisiones para España son de 8 €, da igual la cantidad hasta 30000 € (si tienes la mala suerte de tener que invertir por encima de esa cifra pagarías el 0’20%, vamos para 30001 € pagarías 60 euros).

Para compras (o ventas) en el extranjero es más caro y no el más recomendable, su comisión es de 20 € para Europa, 20 $ en los EEUU o 20 libras en Inglaterra, también para cualquier importe hasta los 30000 en cada moneda.

Su comisión de custodia es de 4’84 € por cada valor al semestre (vamos casi 10 € al año), pero que es fácilmente evitable para TODOS los valores que tengas si haces una compra o venta cada semestre: Dicho de otra manera, con que tengas tres o más acciones en ING, ya te compensa hacer una compra o venta mínima, incluso de una sola de tus acciones, cada semestre. Puedes abrirte aquí una Cuenta Naranja y después abrirte una Cuenta Broker.

 

Degiro

Puedes invertir en acciones, ETFs, fondos de inversión… a través de Degiro, un banco y broker holandés con el que como hemos explicado para otros productos es absolutamente legal invertir, aunque tu dinero se considera fuera de España y debes recordar que a partir de los 50000 euros fuera debes informar a Hacienda a través del cada vez más famoso modelo 720.

Degiro es un broker muy sencillo de operar y con unas comisiones muy muy baratas, sobre todo si alguna vez has usado brokers de bancos tradicionales.

Así es tu pantalla al iniciar sesión en Degiro

Por invertir 1000 € en bolsa española pagarías 2’4 € de comisión, por 10000 € 6, vamos: 2 € + 0,04%.  Es sin duda el broker más barato para invertir también en el extranjero y en productos más complejos tipo opciones o futuros. No cobra por cobrar dividendos ni por mantenimiento o depósito de las acciones, si cobra una muy baja comisión de conectividad si operas en bolsas diferentes a la española (BME) de solo 2’5 € al año. Su único pero es que pone casi imposible asistir a las juntas de accionistas porque para ello cobra 100 €.

Invertir en ETFs cuesta solo 2 € + 0,02 % pero además tienen una larga lista de ETFs en los que operar una vez al mes un mínimo de 1000 € ó $ directamente ya ni tiene comisiones.

Estas comisiones son tan baratas porque Degiro puede prestar tus acciones. Si prefieres que Degiro no pueda prestar tus acciones puedes abrirte una cuenta Custody (sin préstamo), en las que en general las comisiones de compraventa son las mismas aunque hay algunas más como que cobran de cada dividendo o 1 € + 3 % del dividendo, o por tramitar el cupón 1 € + 0’1%. De las cuentas sin estas comisiones, que son las habituales, hay tres tipos:

  • Basic: la normal y que recomiendo a todo el mundo, y solo para los muy experimentados o especuladores (o inversores a corto plazo) las otras dos:
  • Active: permite posiciones cortas (apostar o invertir a la baja) y operaciones con derivados,
  • Trader: igual que la Active pero con más capacidad de apalancarse.

Lo cierto es que hoy en día no aprovechar Degiro para tener toda o parte de tu cartera de acciones o ETFs es un poco tirar el dinero. Abrete una cuenta en Degiro.

 

Comparadora de brokers

Importe promedio de operaciones
Euro
N° de operaciones al año
Órdenes
Porcentaje de operaciones online
Importe medio en cuenta
Euro
Importe promedio de operaciones: 1000 € /N° de operaciónes al año: 12 Órdenes
DEGIRO bróker
0,00 €
Comisión
de custodia p.a.
2,40 €
Comisiones
de compraventa*
28,80 €
Costos
totales p.a.**
Broker NARANJA
10,00 €
Comisión
de custodia p.a.
8,00 €
Comisiones
de compraventa*
106,00 €
Costos
totales p.a.**
Cuenta de Bolsa
59,40 €
Comisión
de custodia p.a.
3,95 €
Comisiones
de compraventa*
106,80 €
Costos
totales p.a.**
* Compraventa de acciones en mercado nacional **Costos por año. Las transacciones de valores pueden incurrir en gastos adicionales por administración bancaria. Todos los datos e información aquí contenida no tienen ningún tipo de garantía.