Los 10 mandamientos de la inversión

FacebookTwitterGoogle+PocketPrintWhatsAppLinkedInEmail

Invertir bien supone conocer unos principios adecuados y seguirlos con disciplina. Antes de poder empezar a invertir debes de haberte asegurado que has o estás ahorrando y que cuidas tu salud financiera.

Revisa los siguientes “mandamientos” y comprueba si tu cartera y estilo de inversión cumple los 10 principios:

1- No apostarás

Si sigues una corazonada o un chivatazo, si arriesgas tu dinero en una inversión de una sola vez, en situaciones “especiales” o por una predicción económica… estás apostando.

Invertir es arriesgar tu dinero en situaciones con una expectativa conocida y positiva, apostar es ponerlo en situaciones con expectativas desconocidas o negativas.

Un inversor se apoya en una expectativa razonable para beneficiarse de su estrategia. Un apostador no. Así que o inviertes con las posibilidades a tu favor basadas en estrategias de expectativas conocidas o positivas, o apuestas tu futuro financiero.

2- No seguirás el consejo de falsos profetas

Nunca trates de predecir el mercado siguiendo las predicciones de los medios y no creas en esos artículos que te dan “Las 10 acciones para el 2017”. Las predicciones financieras son un entretenimiento, no parte de tu estrategia de inversión.

Existen 3 tipos de información: lo conocido, lo desconocido pero conocible, y lo no conocible. Adivinar el futuro (predecir) es no conocible.

3- Harás tus deberes

Invierte en algo que entiendas. Nunca te saltes hacer tus deberes por un límite temporal o por la recomendación de alguien.

Tu primera tarea es determinar la expectativa razonable de tu inversión. Por ejemplo para un fondo de inversión si puedes estudia su rentabilidad histórica, la valoración del mercado en general y de las acciones que componen el fondo en cuestión. Desconfía por sistema de los anuncios de rentabilidades de doble dígito.

La segunda tarea es determinar la correlación de tu inversión con el resto de tus estrategias para poder así disminuir el riesgo total de tu cartera.

Tu tercera tarea es entender que estrategias de manejo del riesgo puedes usar para valorar la relación rentabilidad/riesgo de tu inversión y para proteger tu capital de una pérdida permanente.

4- Usarás el interés compuesto

El interés compuesto es el método por el que una persona normal puede llegar a ser rica. Para que el interés compuesto trabaje para ti deber cumplir cuatro reglas:

  1. Empieza a invertir ahora. Procrastinar evita que crezca tu riqueza.
  2. Invierte solo en estrategias de inversión con expectativas positivas.
  3. Reinvierte todos los beneficios de tu cartera. No gastes los beneficios de tu cartera hasta que tus ingresos pasivos sean mayores que tus gastos.
  4. Acelera tu crecimiento compuesto añadiendo a tus inversiones el dinero que ganes trabajando.

Si sigues estos cuatro pasos, los cambios en tu riqueza serán seguros.

5- Diversificarás

¿Se puede hablar de diversificar sin decir que no pongas todos tus huevos en la misma cesta? No. Pon tus huevos en diferentes cestas con expectativas de rentabilidad positivas y con riesgos descorrelacionados entre ellas.

Comprar otro fondo de inversión value si ya tienes dos no es diversificar, comprar un fondo indexado de acciones europeas si ya tienes uno no es diversificar, comprar un segundo piso en la ciudad en la que vives tampoco.

Por ejemplo, la estrategia de diversificación más clásica es invertir a largo plazo un % de nuestra cartera en acciones y otro % en bonos, otra estrategia algo más atrevida puede ser invertir una pequeña parte de la cartera en oro y/o acciones de mineras de oro, que tradicionalmente han sido un buen diversificador de una cartera de acciones. Hoy en día es muy fácil diversificar a través de un robo advisor.

6- Invertirás defensivamente

Tu primer objetivo ante cualquier inversión debe ser el retorno del capital, y ya después preocuparte por el retorno sobre el capital.

Examina cada estrategia de inversión para determinar su probable máxima pérdida, porque hay que asumir que en algún momento, puede llegar a ocurrir. Las bolsas cayeron un 50 % en 2008 y un 80% en la crisis del 29. Debes de pensar si podrás aceptar una caída de esa magnitud o no.

7- Invertirás ofensivamente

Este 7º mandamiento no es contradictorio si no complementario del 6º.

Debes invertir ofensivamente buscando ganancias mientras inviertes defensivamente para controlar el riesgo y las pérdidas.

Tu objetivo como inversor ofensivo es mantener y mejorar tu poder de compra (purchasing power). Puedes conseguir esto al obtener beneficios superiores a la suma de la inflacción, la devaluación de monedas, las pérdidas en otras inversiones, los impuestos, el canon de bolsa, los costes de transacción… La historia demuestra que esto no ocurre si guardas tu dinero debajo del colchón o en una cuenta bancaria.

8- Evitarás la iliquidez

La liquidez hace referencia a la facilidad con la que cualquier inversión puede convertirse en dinero (cash).

Si un activo se vuelve ilíquido, entonces no puedes venderlo, lo que significa que no puedes controlar tus pérdidas si te has equivocado o vender esa acción de moda si el mercado se vuelve loco y se pone muy cara.

9- Respetarás los gastos

Debes analizar si cada gasto añade valor a tu cartera a pesar de su coste.

Pagar comisiones bajas y aprovecharte de las ventajas fiscales de algunos productos de inversión es fundamental, pero no permitas que estos principios te impidan invertir en un fondo de inversión value con comisiones más altas que crees que compensan o dejes de vender una acción demasiado cara para no pagar impuestos.

10- Invertirás en ti mismo

Tus capacidades y conocimiento se reflejarán en tus resultados de inversión.

La mejor inversión que puedes hacer es en ti porque nadie te la va a poder quitar nunca y porque te pagará dividendos el resto de tu vida.

“Una inversión en conocimiento siempre paga el mejor interés”

Benjamin Franklin

Posted in Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *